Poniendo cercos sagrados

Una especie de los árboles más grandes del mundo se llama SECUOYAS. Estos son inmensos y centenarios árboles pueden llegar a medir 115 metros de altura, su diámetro desde la base puede llegar a 11 metros, y el grosor de su corteza puede llegar a ser de 1 metro. Todo un gigante que a la vista impresiona. De hecho en el parque de Yosemite que se encuentra en el estado de California, es un gran atractivo turístico donde miles de personas visitan a estos gigantes y se fotografían junto a ellos.

Hace un par años atrás se produjo algo inesperado… ¡uno de estos gigantes de madera cayó!…
Qué pudo pasar que uno de estos macizos cediera y cayera al suelo después de cientos de años en pies… se autorizó una investigación para determinar qué fue lo que provocó la caída de este árbol. La conclusión fue categórica.
No fueron pequeños animales o insectos, no fue el viento, no fue la lluvia, no fue un rayo… simplemente fue el tráfico peatonal… El tráfico peatonal afectó el delicado sistema de raíces que tiene estos árboles… desde de eso momento en adelante se instalaron cercos alrededor de las SECUOYAS para evitar daños en su sistema de raíces. Increíblemente esto aplica e nuestras vidas. Tenemos un sistema de raíces delicadas que debemos proteger y nutrirnos permanentemente. Si no lo hacemos corremos el gran peligro de caer. No importa cuántos años llevamos en la Iglesia, cuantas cosas hemos hecho para Dios… Si no protegemos nuestras raíces, si no ponemos cercos sagrados en nuestros corazones… caeremos

12 Así pues, el que cree estar firme, tenga cuidado de no caer. 1 Corintios 10:12 (DHH)
Pablo concluye su repaso de la historia de Israel de estos 11 versículos y las aplica a los corintios, llama a no ser autosuficientes y/o arrogantes.
Actualmente nuestro país goza de un bienestar económico nunca antes visto. Miramos años atrás y vemos como Dios ha prosperado a esta tierra que tanto amamos. Pero nuestra sociedad quiere estar cada día más lejos de Dios… Dios permita que nuestras vidas siempre sientan la necesidad de buscar más y más de nuestro Señor. Cuando nos alejamos de la vid verdadera corremos el riego de secarnos. Somos sólo los pámpanos EL ES LA VID VERDADERA.
No lo olvides. Ejemplo del pollino en la entrada a Jerusalén.

¿Por qué debemos poner cercos sagrados en nuestras vidas?
Leamos la siguiente cita bíblica
23 Cuida tu corazón más que otra cosa, porque él es la fuente de la vida. Prov 4:23 (RVC)
El autor entiende que debemos cuidar nuestro corazón ya qué es el motor de nuestra vida. Recordemos lo que significaba el corazón para los judíos. Era el centro de la voluntad.

¿Contra qué cosas debemos luchar para que no dañen nuestra vida?
Orgullo, autosuficiencia, pecado no declarado, depresión, agotamiento,

Observemos otro texto
28 Vengan a mí todos ustedes, los agotados de tanto trabajar, que yo los haré descansar. Mateo 11:28 (RVC)
En nuestras vidas tendremos momentos de cansancio, agotamiento y sequedad espiritual, El Maestro nos hace una invitación hoy. Él lo sabe bien, y nos invitó a su descanso. No permitas que tu vida se aleje de la fuente, Te invito a buscar en los escritores bíblicos para hallar ejemplos de descanso. Recuerden a aquel que fue afectado por una fuerte depresión…. Exacto Jeremías. Con mucha sinceridad el profeta de Dios confiesa su estado de total desesperanza y desamparo pero con la genuina necesidad de buscar más allá de sus fuerzas. Jeremías 20:14 -18 y 20:7

En Lucas 10:38-42 Jesús pasó a la casa de Marta y María. Para un mismo acontecimiento hay 2 reacciones totalmente opuestas. Ambas amaban a Jesús, ambas quería demostrar su atención al maestro pero una se quedó con aquellas cosas que distraen, las que provocan que nuestros pensamientos y nuestra atención esté lejos del Maestro…
Establecer cercos en nuestros corazones tal cual como las secoyas para que no se derrumben, debemos venir más seguido a las plantas del maestro… sentarnos a escuchar su voz, poner atención a sus dulces palabras.

Conclusión
Postrarnos a las plantas del maestro tal como María, es sinónimo de cuidar nuestro corazón, poner protección alrededor de nuestras vidas… No permitas que el tráfico diario haga daño a tus raíces.
Recuerda: necesitamos poner atención a lo eterno y no distraernos con las luces del mundo, necesitamos descansar a los pies del maestro… pone cercos sagrados alrededor de nuestros corazones.

¿Necesitas venir a los pies de Jesús?.. ven, hoy te invito…

Adaptado del libro Mentores según el corazón de Dios ,Wayne Cordiero