El Poder de la Oración

2 Corintios 10:4 “porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas…”
La oración es una de nuestras armas de guerra, y como tal, cuando el pueblo de Dios la pone en acción, se transforma en nuestro tanque armado: Mateo 16:18 “…y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”.
La oración es la estrategia de batalla que nos impulsa a buscar la voluntad de Dios que nos lleva a la victoria. Orar significa que el poder, que obra milagros, es una solución posible para cualquier desafío que tengamos por delante. La biblia dice que cuando Elías “oro fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto” (Santiago 5:17-18).
Orar nos entrega un plan espiritual ilimitado. Pablo dijo, que si presentamos nuestras peticiones mediante oración y súplica con acciones de gracias…Filipenses 4:7 ”Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” La oración nos permite descansar en Dios, porque no hay secretos, sino una sinceridad perfecta, una libertad perfecta, un perdón perfecto y una confianza perfecta.

Oración:
“Señor te pido que me perdones por los momentos en que no he valorado ni creído en el poder de la oración que me has ofrecido. He intentado resolver mis problemas de otras maneras. Pero ninguna ha resultado eficaz. Padre, quiero aprender a orar con fe, quiero acercarme más a ti. Anhelo experimentar esta clase de seguridad y libertad para creer en ti, depender totalmente de ti y marchar a la batalla de tu mano. Te pido que me guíes, entréname, capacítame y transfórmame en un poderoso guerrero de oración. Glorifícate a través de mí, a medida que confío en ti. En el nombre de Jesús. Amén.”

 

 

Escrito por
Sebastián Vivanco
Líder Ministerio de
Evangelismo
Ministerio Familiar Cristiano