Amor sin Selecciones

Santiago 2:8-9:

“Hacen muy bien si de veras cumplen la ley suprema de la Escritura: «Ama a tu prójimo como a ti mismo»; pero si muestran algún favoritismo, pecan y son culpables, pues la misma ley los acusa de ser transgresores”

El amor sin duda es un componente esencial en la vida del cristiano, “Quien no ama, no ha conocido a Dios” (1 Juan 4:8), esto como un mandato fundamental, parte de la verdadera ley de Dios. Pero Santiago muestra el corazón de Dios dando claridad sobre lo nefasto que es la segregación y favoritismo dentro de la iglesia y que estas no tienen cabida. El dar el favor selectivamente es una muestra fuerte de inmadurez y falta de amor fraterno, esto sin lugar a dudas es un pecado. Ciertamente las afinidades se dan, pero el amor de Dios en nosotros debe ser demostrable con todos por igual.

Es importante considerar que marcar favoritismos implica también divisiones en el cuerpo de Cristo (Iglesia), de hecho Cristo nos llama a demostrarle al mundo que mediante el amor somos sus discípulos (Juan 13:35) y que ciertamente Cristo a nadie dejo fuera, sino que a todos quiso demostrarle su amor y verdad, porque para eso vino Cristo (Juan 3:16). Nuestra función dentro de la obra de Dios requiere un trabajo en equipo y debemos amarnos y vincularnos los unos con los otros. Una Iglesia dividida es una Iglesia con falta de amor de Dios, las diferencias y segregaciones se notan rápidamente, y sin duda, una Iglesia en este estado, no es capaz de bendecir a nadie.

Nuestra Iglesia está llamada a sanar heridas y sostener al débil. Estamos llamados a ser servidores y ministros de la misericordia de Dios, por tanto es imperativo dejar fuera cualquier segregación o favoritismo, aun cuando existan diferencias de pensamiento. Tenga por seguro que el corazón de Dios reboza de gozo cuando ve que hay amor los unos por los otros.

A bendecirse unos a otros por igual, recuerden que es un mandato de nuestro Señor Jesús.

Un abrazo y que Dios les bendiga.

 

Escrito por
Cristian Soto
Líder Ministerio de
Adoración y Alabanza
Ministerio Familiar Cristiano